IR A PORTADA         IR AL INDICE DE ARTICULOS


La segunda Eva


Jorge Pereyra

La primera Eva fue creada por Dios, según la Biblia, y salió de la costilla de Adán mientras éste dormía. La segunda habría sido producida por el hombre, de acuerdo a recientes declaraciones hechas por una secta ufológica, y se originó en el frío ambiente de un laboratorio, noticia que ha despertado una gran curiosidad y conmoción mundial.

El primer ser humano clonado fue anunciado a la prensa por la científica francesa Brigitte Boisselier, presidenta de la sociedad de clonación humana, Clonaid, controvertida compañía vinculada con la secta de los raelianos, quienes creen que los humanos no fueron creados por Dios sino clonados por los extraterrestres.

Los raelianos son una secta no religiosa fundada en 1973 por el periodista francés Claude Vorilhon, quien se hace llamar “Rael” (“El mensajero”), y que asegura contar con 50 mil seguidores en todo el mundo.

Ellos sostienen que la vida humana en la Tierra tuvo lugar gracias a seres extraterrestres (los “Elohim” del libro del Génesis) llegados hace 25 mil años y que crearon a los humanos por clonación, de modo que esta técnica está en la base de toda la creencia raeliana.

Boisselier dijo que la niña nació por cesárea y que la pequeña “Eva” se encontraba “muy saludable” en un hospital que no especificó. Pero hasta el momento nadie, fuera de Clonaid, ha visto a la niña.

Y en una reacción que no se ha hecho esperar, la comunidad científica ha manifestado su escepticismo ante las revelaciones del grupo. Se duda, por ejemplo, de que Clonaid tenga los suficientes recursos tecnológicos para poder desarrollar la clonación, dado que es una técnica que solo se ha experimentado con animales.

Dicen los raelianos que la niña es un clon de su madre, una mujer estadounidense de 31 años que donó su ADN para el proceso de clonación. De ser esto cierto, estaríamos ante una situación nunca antes vista: que una mujer sea capaz de reproducirse sin la necesidad de un hombre.

Pero también ya salieron al frente algunas noticias desalentadoras. Investigadores rusos sostienen que “Eva”, la supuesta niña clonada, será una anciana a los 30 años y que su vida será una pesadilla porque la mayoría de los de embriones clonados nacen con diferentes anomalías y deformidades.

Creemos que es el momento de separar la paja del grano. Por un lado, estimulemos las grandes potencialidades positivas que contiene esta biotecnología para la raza humana. Y por el otro, evitemos que científicos inescrupulosos lucren o abusen de ella mediante la adopción de una legislación eficaz que castigue penalmente a los responsables.

La clonación en si no es mala o buena. Es igual a la electricidad: puede matar a una persona en la silla eléctrica, pero también puede iluminar el quirófano de un hospital. Todo depende del uso que hagamos de ella.

Pero la humanidad tiene que defenderse de estos experimentos que ponen en entredicho su futuro, como actualmente se defiende de las armas nucleares o bacteriológicas.

Pero también es probable que todo ello no sea mas que una patraña y que lo que realmente buscan los raelianos es propagandizar su secta.

De cualquier modo, si Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza, no creemos que el hombre pueda jamás crear a Dios a su imagen y semejanza, pese a que vivimos una época de copias digitales de todo tipo.