REGRESAR A PORTADA
PIANISTA

PIANISTA


Tienes los ojos de la madrugada
Y a veces buscas el sol
Detrás de un acorde.

Llegas de la mano del viento
Y sobre tres disonancias perfectas
Galopando te alejas.

¿Por qué continúas puliendo
La brillante puerta
De las armonías?

¿Y qué piensas hacer
Ahora que los arpegios
Se están pudriendo en los pentagramas?

Cuando tus dedos
viajan por el teclado
Las sombras huyen despavoridas
Y la luz resucita agradecida.

A veces te he visto
Contemplando absorto el horizonte
Como si tú mismo te esperaras llegar.

Hilario, amigo mío,
Por el jazz que le regalaste a nuestra época
Mansas gacelas han de acostarse sobre tu tumba
Para calentarla con sus vientres.

Retorno a Indice

 


© Es propiedad intelectual del autor. Prohibida su reproducción sin autorización expresa. Solicítela a jpereyra45@email.msn.com