REGRESAR A PORTADA
SAMARITANA

SAMARITANA


Cotidiano es el amor
Cuando riegas tu trigo en mi pecho
Y dejas caer sobre mí
Una larga catarata de acordeones.

Nunca supe
Lo que era el mar y el amor
Hasta que te conocí.

Deja entonces
Que hoy te bautice mujer
Con el nombre luminoso del Amor.

Vivo feliz a tu lado
Mirando
Cómo la tarde se ha quedado a medio bordar
En tu costurero.

Tengo ganas de iluminar tus manos
Y de pegarlas en el cielo
Para guiar por los tenebrosos mares del sur.
A los barcos extraviados

Samaritana,
Dulce y tierna portadora del agua,
He vivido en el desierto y no conozco
El parloteo de la lluvia,
Ni la ronca espuma de música y de sal
Que emborracha a los marineros.

Y ahora
Que la candela llora
Debo desmenuzar la tierra
Para que broten de tu cántaro
Las semillas mojadas del amanecer.

Cotidiano es el amor
Si cosechas el trigo
Que en mi pecho ha crecido.

Retorno a Indice

 


© Es propiedad intelectual del autor. Prohibida su reproducción sin autorización expresa. Solicítela a jpereyra45@email.msn.com