REGRESAR A PORTADA
VIRGEN DEL MAIZ

VIRGEN DEL MAIZ


He llegado hasta tu intimidad
Silenciosamente
Como el polen a las flores.

Y toqué tus semillas dormidas
Suavemente
Para que reventaran de placer.

Todos estos años me pasé la vida
Sembrando en otras tierras
Sin saber que tú existías.

Hasta que un día
Percibí en el viento
El quejido perfumado de tu sexo
Y en tu búsqueda me embarqué.

Hoy que vivo contigo,
Tejiendo el musgo de la esperanza,
Tu cariño me envuelve cual gusano de seda.

Amada,
Esconde este amor de la envidia de los demás
Como las enredaderas ocultan a los árboles más viejos.

Y si alguna vez
Te despiertas sola,
No te pongas triste ni llores.

Pues yo siempre regresaré
Como la carta que llega en silencio
Por debajo de nuestra puerta.

Retorno a Indice

 


© Es propiedad intelectual del autor. Prohibida su reproducción sin autorización expresa. Solicítela a jpereyra45@email.msn.com