REGRESAR A PORTADA
BELLITA


BELLITA


Tengo que dibujar ahora
En el mural del sueño
El delicado paisaje de tu vida y de tu muerte.

Te has ido
Y te llevaste tu rostro de ceniza
Pero aún nos queda la paz de tus palabras.

Cada vez que miro al cielo
Descubro tus ojos y cierro los míos
Para ver tu alegría de paloma
Picoteando el trigo de la eternidad.

Desde que aprendí tu nombre
Se encendieron todas las luciérnagas
En el oscuro valle de mi miedo.

Y tan sólo por eso
Ninguna enredadera podrá asfixiar jamás
El florecimiento de tu risa
En los luminosos jardines del cielo.

Bellita,
Esta tarde tú me llegas
Desde adentro
Y luego refrescas como una brisa de mariposas
Las piedras de mis ojos calcinados.

Voy a hacer que todo exista otra vez
Para que tú vivas también en los caminos de la sangre
Y permitas que debajo de tu almohada
Se reproduzcan las estrellas.

Luego he de recorrer las ferias de los pueblos diminutos
Y encontraré el lugar oscuro
Donde perdiste el llavero de tu dicha.

Sé que aún existes
Cuando derramas tu canto por la ventana abierta
Y como una catarata de miel
Atraviesas los dorados puentes del mediodía.

Retorno a Indice


© Es propiedad intelectual del autor. Prohibida su reproducción sin autorización expresa. Solicítela a jpereyra45@email.msn.com