REGRESAR A PORTADA
ARAÑA DE FUEGO


ARAÑA DE FUEGO


Amada
Márcame en la piel
Una araña de fuego,
Un cisne, una rueda, un árbol de papel.

Y para recordarte,
Déjame en el cuerpo
Algo repentino, alegre y frutal.

Entre tu pecho y tu corazón,
Algo se está muriendo,
Algo con ojos de pájaro,
Algo como campanilla en las manos de un demente.

Así como la lágrima no regresa al ojo
Así, amada mía,
Cada día se me va tu sonrisa de miel.

Pero algo canta,
Algo sube reptando hasta mi boca.
Y me hace saborear nuevamente
Las ciruelas de tu alegría.

Y después de alcanzarte
En un espasmo atrevido y frío
Mi corazón se cierra otra vez
Como una flor nocturna.

Retorno a Indice


© Es propiedad intelectual del autor. Prohibida su reproducción sin autorización expresa. Solicítela a jpereyra45@email.msn.com